Mostrando las entradas con la etiqueta Dos Ríos. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Dos Ríos. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de junio de 2022

La versión del coronel cubano Juan Masó Parra sobre la muerte de José Martí. (Parte II)

Por su frente tenía la columna un estrecho callejón cercado de alambre y de un terreno poco accesible para la caballería. Por su izquierda, el río con precipitada bajada y profundo barranco, y por la derecha y retaguardia inmenso bosque de árboles seculares, que abría en pequeño semicírculo, formando una sabaneta de estrechas dimensiones. Ciento cincuenta hombres, más o menos, con Gómez y Martí a la cabeza, cargamos resueltamente sobre la avanzada enemiga que cerraba el callejón de la cerca de alambres. Macheteamos allí una parte de la avanzada, y seguimos adelante, salvado el obstáculo, hasta que nos colocamos a tiro de pistola de la infantería enemiga que había tomado posiciones muy ventajosas detrás de los árboles. Tres cuartos de hora duró aquella lucha. Tuvimos al fin que replegarnos hacia el camino que habíamos traído, dejando en poder del enemigo, sin apercibirnos de ello, el cadáver de Martí que había caído a cuatro pasos de la línea de fuego de los contrarios. Martí fue hasta allí revolver en mano, no llevado por la genial impetuosidad del caballo que montaba, como se ha dicho, pues éste no hizo más que obedecer al jinete, sino impulsado por un hermoso arranque de valor heroico, creyendo tal vez de este modo arrastrar a los suyos y conseguir la derrota del enemigo. Nadie le vio ni siquiera caer, porque el denso humo que produce la pólvora en los combates, se concentra más aún, cuando éste se efectúa en medio de un bosque, donde el aire es de más difícil circulación. A pocos momentos de iniciada la retirada, anunciaba el alférez Angel Guardia, que acompañó a Martí, hasta la misma línea enemiga donde cayera muerto, que aquel había sido herido de dos balazos a su lado y que a pesar de los esfuerzos que hizo no había podido recogerlo. Así murió Martí, en los campos libres del abrupto Oriente, con el pecho y cuello atravesados y de cara al sol, el 19 de mayo a la una del día, y en los primeros albores de la revolución cubana, que tanto le debía y a la que tanta falta debía hacer. En cuanto a mi juicio militar de aquel combate que usted me pide, sólo podré decirle lo que fácilmente habrá comprendido, conociendo la topografía del lugar en que se libró. Yo creo que haber esperado al enemigo en el campamento, cuya dirección traía, no era sensato, pero mucho menos atacarlo con caballería en sus inexpugnables posiciones. Haber esperado al enemigo en la orilla opuesta del río, desmontando una parte de la caballería y hasta flanquearlo por su derecha, era lo único que debía y pudo hacerse. No se hizo, y culpa, sin duda fue del general Gómez que dirigió el combate. Pues a los otros jefes no le cabe ni la responsabilidad colectiva de la consulta, que no hubo. Y para mayor abundamiento, el general Gómez, conocía más que todos aquel territorio, desde la guerra de los 10 años. Es todo cuanto debo hoy decir, como testigo presencial de aquel doloroso suceso, y en obsequio a su deseo patriótico. Soy de usted atento, seguro servidor y amigo. Juan Masó Parra. Continuará…/

Fuente.
Primera parte de un libro para la historia de Cuba. Curacao. Año 1904. Págs. 14 y 15

La versión del coronel cubano Juan Masó Parra sobre la muerte de José Martí. (Parte I)

Cargaba las tres guerras sobre sus espaldas el coronel Juan Masó Parra hasta que un día, Máximo Gómez quien había traicionado a los patriotas dominicanos, al Ejército Español y al Ejército Libertador cuando el Pacto del Zanjón, al que él le llamó Convenio, lo infamó de traidor, cosa que nunca le probó en juicio oral, ni en el juicio oficial, donde siendo teniente coronel Enrique Loynaz del Castillo, como Fiscal Instructor, lo absolvió el 11 de septiembre de 1896 de toda culpa, y lo reintegraron a las filas independentistas.
El capitán Juan Maspons Franco, director del periódico La República, me escribió una carta pidiéndome datos sobre aquel desastroso acontecimiento, y yo le contesté lo que a continuación copio:
La Caridad del Almagre, 25 de junio 25 de 1895
Señor capitán Juan Maspons Franco. Mi estimado amigo: Voy a contestar su estimable carta de fecha 10 del corriente, donde con su amabilidad acostumbrada me pide informes sobre el combate de Dos Ríos en que tuvimos la desgracia de perder al Gran Martí. Me había hecho el propósito de no hablar nunca de este infausto acontecimiento, ni de lo que lo motivó, pero las razones por usted aducidas en su carta y la promesa que me hace de no publicar nada de este suceso hasta la terminación de nuestra lucha, me animan a romper el silencio que me había propuesto guardar. He aquí la relación de este acontecimiento: En las primeras horas del 19 de Mayo había salido con dirección a algunas viviendas próximas al campamento un capitán de apellido Ramos; este oficial se encontró con los exploradores de la columna enemiga, que guiada por un individuo (Chacón) que había enviado el general Gómez al pueblo de Remanganaguas en solicitud de algunos efectos, se aproximaba a nuestro campamento.-.Con este aviso el general Gómez me dio órdenes de preparar la fuerza, compuesta toda de 360 hombres de caballería, incluso jefes y oficiales. Ordené enseguida que los coroneles Estrada y Esteban Tamayo con sus respectivas fuerzas, ocupase el primero un camino que por nuestra retaguardia venía al campamento; y el segundo otro camino de Jiguaní por nuestro flanco derecho. Tratando de evitar con esta medida una sorpresa de ataque combinado como era de presumirse. Los generales Gómez, Masó, Borrero, teniente coronel Amador Guerra y yo, que era el jefe de día, con el Capitán Juan Arias y los hombres de mi escolta, salimos en busca del enemigo. Este se hallaba acampado haciendo su primer rancho, a media legua aproximadamente de nosotros, del otro lado del río Contramaestre en su margen izquierda. Continuará…/

Fuente.
Primera parte de un libro para la historia de Cuba. Curacao. Año 1904. Págs. 13 y 14

Martí, y la muerte de Salomón Key capitán inglés de la schooner, (goleta) “Honor” (Final)

¡¡¡Qué casualidad!!! Hay un detalle que al aguzado Martí le llamó la atención al ver por primera vez a Maceo después de desembarcar en Duaba, y lo anotara en su Diario el día 5 de mayo, un día ante de lo que escribió el día 6 en las hojas que Máximo Gómez arrancaría después de la muerte del Apóstol. “De pronto, unos jinetes. Maceo, con un caballo dorado, en traje de holanda gris (*): ya tiene plata la silla, airosa y con estrellas”. ¿La muerte del capitán de la goleta, sería uno de los temas en la discusión de La Mejorana? Y a continuación describe lo poco que se conoce de la reunión en La Mejorana: “salió a buscarnos porque tiene a su gente de marcha: al ingenio cercano, a Mejorana, (…) Maceo y Gómez hablan bajo, cerca de mí: me llaman a poco, allí en el portal: que Maceo tiene otro pensamiento de gobierno: una junta de los generales con mando, por sus representantes, —y una Secretaría General: —la patria, pues, y todos los oficios de ella, que crea y anima al ejército, como Secretaría del ejército. Nos vamos a un cuarto a hablar. No puedo desenredarle a Maceo la conversación:"¿pero usted se queda conmigo o se va con Gómez?" Y me habla, cortándome las palabras, como si fuese yo la continuación del gobierno leguleyo, y su representante. Y en tono herido— "lo quiero —me dice— menos de lo que lo quería"—por su reducción a Flor en el encargo de la expedición, y gasto de sus dineros. Insisto en separarnos ante los representantes que se reúnan a elegir gobierno. No quiere que cada jefe de Operaciones mande el suyo, nacido de su fuerza: él mandará las cuatro de Oriente: dentro de 15 días estarán con ustedes. —y serán gentes que no me las pueda enredar allá el sabio Martí. (…) Y así, como echados, y con ideas tristes, dormimos.
––“Hojas arrancadas correspondientes al día 6 de mayo de 1895”–– ¿Relataría Martí, en las páginas del día seis, lo sucedido a Salomón Key capitán inglés de la goleta Honor, que no fue un accidente sino un crimen? Ningún otro asunto después de La Fernadina, ameritaba tanta relevancia como las muertes del capitán Mr. Salomón, o la del propio Crombet, para ser arrancado de las páginas del Diario. ¿Qué dirían esas hojas? Eran seis pliegos ––le dice Ramón Garriga al Dr. Roberto López Goldarás, periodista del Diario de la Marina, ––los que escribió Martí, en la Jagua, el día 6 de mayo (1895). Claro que en dichos pliegos contaba la entrevista de la Mejorana”. “Ramón Garriga recuerda que al día siguiente de la muerte de Martí él le entregó a Máximo Gómez el Diario de Campaña, completo, sin faltarle un pliego. Allí estaban las hojas del día seis, agrega. Yo las vi cuando las escribió. Yo guardaba el Diario en mis alforjas. Cada vez que Martí me lo pedía, se lo entregaba. Gómez lo recibió completo de mis manos.
(*). - La tela de holanda, hilo de holanda y holandilla hacen referencia a un tipo de tejido, paño de lienzo muy fino, elaborado a partir de fibras naturales, algodón o lino, con el que se confeccionan camisas, camisones, sábanas, y llegó a convertirse en un artículo caro y distinguido. (Wikipedia)

Martí, y la muerte de Salomón Key capitán inglés de la schooner, (goleta) “Honor” (Parte V)

El plan que Crombet trató con el capitán J. W. Samson era que, mediante una suma de dinero, después de partir de Jamaica y al pasar frente a las costas cubanas, se detendría y echarían algunos botes al agua para que condujeran a los expedicionarios a tierra. El capitán en ningún momento tuvo en cuenta a los pasajeros neoyorquinos en su barco, pero una vez que abordaron fue presa del miedo de si detenía el vapor, ellos vieran desembarcar a los expedicionarios hacia Cuba, y podrían denunciarlo ante la naviera Atlas Line Service. Maceo intentó hacerlo por la fuerza, pero Crombet, lo persuadió ya que como masón había empeñado su palabra de honor ante el capitán, y que en ningún modo se emplearía la violencia.
El capitán Samson en compensación por las afectaciones, ofreció interceder con un íntimo amigo de la isla Fortuna, para ayudarles en su empresa. El día 29 de marzo llegaron a las siete de la noche a la isla de las Bahamas, colonia inglesa. A los pocos minutos subió al barco Mr. Farrington, vicecónsul de los Estados Unidos, poderoso hombre de negocios y amigo del capitán Samson. En el camarote de éste celebraron una larga reunión Mr. Farrington, Crombet, y Agramonte (el encargado por Martí para organizar la expedición junto a Crombet) conviniendo en que el capitán Samson, para justificar la permanencia en la isla del grupo de expedicionarios, redactara una carta donde dijera al administrador de la Aduana que Monsier Lecocq, (Crombet) y el doctor Evans (Francisco J. Agramonte) habían decidido dirigirse a la isla Inagua, con un grupo de empleados y trabajadores, llevando armas para cazar. Los cubanos se hospedaron esa noche en la cómoda y espaciosa residencia de míster Farrington. Al siguiente día continuaron Crombet y Francisco Agramonte su conversación con el rico comerciante, que ya conocía el verdadero objetivo que se proponían los cubanos y éste convino en “alquilarles la goleta Honor de trece toneladas de desplazamiento” en la que se trasladarían a la isla Inagua. A pesar de que ya en la Isla se conocían los planes de los cubanos y muchos se habían acobardado, Mr. Farrington encontró los hombres apropiados. Los marinos fueron el patrón Salomón Key, y los tripulantes Robert Ramsley y J.M. Kinsey (2). El viaje desde Puerto Limón hasta la isla Fortuna, más de aquí hasta la isla Inaguas le estaba costando casi el doble de lo previsto. Los expedicionarios no consideraban el alquiler de la goleta Honor. Recordemos también que el propio Martí, en el Plan de La Fernandina contemplaba, “la oferta de dos mil pesos (dólares) al acercarse a la costa cubana, o someterlo por la fuerza” (3), pero por el fracaso del plan de La Fernandina, el dinero se redujo.
Continuará…/

Fuente.
1 y 2.- Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. La Habana.
3.- Memoria de la guerra. Enrique Loynaz del Castillo. Editorial Ciencia Sociales. Habana. 1989. Pág. 107.

Martí, y la muerte de Salomón Key capitán inglés de la schooner, (goleta) “Honor” (Parte II)


“El nombre del patrón del schooner Honor, que fue el occiso y no un marinero, como expresa el Apóstol en su comunicación, no ha sido publicado, que sepamos, hasta este momento. Investiga Revista Martiana ese dato interesante y espera poderlo consignar en próximo número”. (El patrón de la goleta Honor, era Salomón Key)
“El trágico suceso ha sido referido de diversos modos, su versión exacta nos las da a continuación un testigo presencial: el doctor Frank Agramonte, cubano meritísimo que sirvió en las filas libertadoras alcanzando en ellas el grado de comandante y que en la actualidad desempeña una cátedra en el Instituto de Segunda Enseñanza de la provincia villaclareña. Dice así el doctor Agramonte en resiente carta dirigida al director de la Revista Martiana, arrancando la narración desde su embarque en la goleta, Honor”.
“Contestando su carta, tengo el honor de participarle que la muerte del patrón de la goleta Honor fue completamente casual. Esto lo pueden comprobar mis compañeros de expedición el general Agustín Cebreco y el capitán Manolo Granda que viven en Santiago de Cuba”.
“El coronel Patricio Corona murió en Santiago de Cuba hace años y Alberto Boix falleció en los campos de Pinar del Río siendo ayudante del general Antonio Maceo: Murió de viruelas negras”.
Copio de mi Diario de campaña, ––dice Agramonte––, estas notas que se refieren al suceso.
“Estamos cerca de la isla Inaguas, ya había llegado el momento crítico de la expedición y el general Flor Crombet se acercó a mí y dijo “sígame”, lo seguí y él caminó en la dirección del capitán de la goleta cuando llego delante de este personaje dijo estas palabras: “capitán, nosotros deseamos ir a Cuba”
––¿Por qué no dijo eso antes, general? ––traduce el Dr. Agramonte
––Entonces nosotros hubiéramos ido directamente desde la isla Fortuna.” El capitán no había terminado sus palabras, cuando el general Flor Crombet sacó de su bolsillo trescientos pesos en oro americano (dólares) y le dijo:
––Esto es para ustedes.
––Déjeme consultar a mis compañeros–– contestó el capitán, y al poco rato volvió y le dijo al general Flor Crombet:
––All right, muy bien. Y con estas palabras la goleta se puso en dirección de Cuba que en la línea recta eran 60 millas. Continuará…/

Fuente.
1.- Revista Martiana del Museo de Santiago de Cuba. Habana. Año 1922. Pág. 12.

viernes, 10 de junio de 2022

Versión de las versiones sobre la muerte de José Martí, por José Miró Argenter. (Final)

Hoy se cumplen 127 años de la caída del más universal de los cubanos y como vemos aún en este período de tiempo, “los cubanos no conocemos a Martí. Nos vendieron a un superhombre, a un Cristo insular que amó a una isla donde sufrió el breve tiempo en que la vivió. Nos armaron un ícono que nos hace sentir tan pequeños, que en secreto lo odiamos un poco, porque sabemos que nunca podremos estar a su altura”.
“Lo han vendido como un hombre tan perfecto que las imperfecciones que se han cometido en su nombre nos llegan a parecer hasta simpáticas. José Martí ha sido, durante los últimos sesenta años, un dios de yeso en cuyo nombre e ideas se han impuesto, sin rechistar, todos los intentos para ahogar y destruir nuestras libertades” (1).
Versión de las versiones sobre la muerte de José Martí, por José Miró Argenter. (Final)
Aunque nada hay ya que tenga interés después de la sorpresa de la catástrofe, es conveniente señalar estos últimos pormenores para que la verdad histórica no sea jamás adulterada. El lugar del desastre se llama Dos Ríos por una razón de fácil inteligencia, y la gran desgracia acaeció a la una de la tarde del 19 de mayo de 1895; era domingo.
Así, tal como queda narrado, entre episodios festivos y episodios bélicos, cayó para siempre el egregio cantor de la libertad, entre las flores de la montaña, el panorama de la naturaleza y el rumor del manantial, emblemas de su vida soñadora. Buscó él mismo la muerte (no cabe otra deducción dentro de la lógica humana), solicitado por la grandiosidad de su destino que le ofrecía aquella ocasión de alcanzar la inmortalidad, la primera que le brindaba la fortuna, creyendo que él acaso no iba a presentarle ninguna otra más propicia ni más memorable.
Fuente.
1.- “José Martí, ese desconocido”. Publicado en ADN Cuba, por Ramón Fernández Larrea. 19 Mayo del 2020.
2.- Cuba crónicas de la guerra. José Miró. Tomo I. Segunda Edición. La Habana 1942. Pág. 30.

Versión de las versiones sobre la muerte de José Martí, por José Miró Argenter. (Parte IV)

Es ahora de rigor explicar las circunstancias que se relacionan con la columna española que seguía por el camino real de la Isla, ignorante cuando acampó en la Venta de Casanovas, de que se hallaba en la Bija, lo más granado de la insurrección. El coronel Jiménez Sandoval, jefe de la columna, lo supo por un paisano, aunque no de un modo fidedigno, y sólo a las reiteradas súplicas de ese mismo paisano y de algunos oficiales, se decidió a probar fortuna marchando hacia la Bija en la mañana del 19, hora en que ya no estaban en dicho lugar ni Gómez ni Martí.
La noticia exacta y cabal la tuvo el jefe de la columna española por un mozo llamado Chacón, a quien Gómez y Martí, estando aún en la Bija, dieron el encargo de ir a la Venta de Casanovas a comprar algunos comestibles, eligiendo a dicho mozo porque no podía infundir sospechas al enemigo, en atención a que se había incorporado recientemente, y tenía todo el aspecto de un hombre pacífico, y pronunciaba el castellano con el acento de un bachiller de Salamanca. Fue Martí quien se fijó en estas minucias. ¡Qué bien pronuncia el castellano el joven Chacón! —dijo dos o tres veces—celebrando el enfático acento del bachiller, el cual era de Bayamo y no salmantino.
Esa exclamación mencionada por Miró Argenter, no aparece en el Diario de Martí, pero tampoco creo sea la intención elegida por el Maestro entre las cinco acepciones de la palabra “bachiller”. Martí relacionó tres adjetivos: rubio, bachiller, y cómico. Dos de las acepciones de la palabra “bachiller” se pueden adjetivar, la número tres, “persona que habla mucho, e impertinentemente”, y la cuarta, “Persona instruida, experta”, que además de adjetivar, se solía también utilizar en sentido despectivo. No creo que la última sea la intención de Martí. Rubio, bachiller (persona que habla mucho e impertinente), y cómico. Y así resultó ser Carlos (su nombre), un verdadero “parlanchín”.
Ya al final del almuerzo, se oyeron algunos tiros de fusil, aunque lejanos, y casi simultáneamente, dos jinetes, de una de las avanzadas traían la noticia de que los españoles se aproximaban, sin poder determinar nada más. Se tocó llamada y tropa, y montó a caballo Amador Guerra, siguiéndole los más expeditos de la gente de Masó, y como es de razón partieron a escape hacia el Contramaestre, por la misma vía del rastro, llegando hasta la primera guardia insurrecta sin encontrar huella de los españoles. Allí acudieron enseguida Gómez, Martí, Masó, Borrero, Masó Parra y varios oficiales y soldados, los primeros que montaron a caballo después de Amador, que había salido como un rayo, lo que él era en ímpetu y en fortaleza. Gómez requirió a Martí con estas palabras: "Martí, retírese, este no es el lugar de usted." Martí no obedeció el mandato. Continuará…/

Fuente.
1.- Cuba crónicas de la guerra. José Miró. Tomo I. Segunda Edición. La Habana 1942. Págs. 26 y 27

Versión de las versiones sobre la muerte de José Martí, por José Miró Argenter. (Parte III)


El general Gómez no había regresado de su excursión cuando Masó y Martí adoptaron aquel propósito, y como es consiguiente; Gómez al volver el 19 al campo de la Bija, siguió el rastro del núcleo hasta encontrarse con sus amigos en la finca las Vueltas. Eran las once de la mañana. De la columna española no se adquirieron más noticias hasta que no sonaron los primeros tiros. La excursión que hizo Gómez no dio resultado, puesto que no halló al enemigo por aquellos contornos. Precedieron estas circunstancias más. Al llegar el general Gómez fue recibido en gran parada por toda la tropa allí reunida; la arengó el viejo soldado con la arrogancia en él peculiar; habló de los méritos del general Masó, de su conducta acrisolada y de su patriotismo excelente, y habló también Martí. ¡Qué oración aquella, la última que pronunció su verbo maravilloso! Predicó el credo de la revolución con el fervor del apóstol, convencido de que la pureza del dogma es el sostén más firme del militante para llevarlo a la conquista del ideal, sin vacilaciones ni desmayos. Exhortó al auditorio, presa de emoción y enardecido, para que no abandonara jamás la senda del deber por inmensos que fueran los obstáculos que amontonara la adversidad. Era preferible la muerte silenciosa, lenta y cruel en medio de la soledad del bosque, como inmolación impuesta por el alma del luchador, que ve agotados todos los esfuerzos, a la vida ostentosa de los honores adquiridos al infame precio de la apostasía. Sentimientos hondos, que escapan a toda investigación, aspiraciones a la inmortalidad, traídas tal vez por el ambiente de batalla y algo más inefable, más íntimo y profundo, debió pasar en aquellos momentos por el espíritu de Martí, porque transfigurado por la pasión, dijo, en medio del éxtasis: ¡Quiero que conste que por la causa de Cuba me dejo clavar en cruz! La multitud rompió el silencio y se desbordó en entusiasmo; aclamó al Apóstol, al caudillo y al primer magistrado de la república. Escena indescriptible. Se sentaron a almorzar después que el general Masó, más conmovido que ningún otro, abrazó a Martí en presencia de la tropa oriental. Continuará…/

Fuente.
1.- Cuba crónicas de la guerra. José Miró. Tomo I. Segunda Edición. La Habana 1942. Págs. 24 y 25

Versión de las versiones sobre la muerte de José Martí, por José Miró Argenter. (Parte II)

El itinerario que siguió Martí para ir a la muerte no descubre la más leve señal que haga presagiar lo siniestro del destino a las miradas del observador más perspicaz; es, por lo contrario, ameno, pintoresco y aun bullicioso dentro de aquel panorama de la naturaleza, cuya esplendidez y cuyas galas no dejaban entrever el fondo del otro panorama donde la muerte estaba vigilante sobre las mismas riberas del río engañador.
Siguiendo el cuadro de marchas que se habían trazado, Gómez, Martí, Borrero, Miró, y una escolta de cincuenta hombres veteranos que les dio Antonio Maceo, al despedirse de ellos en el ingenio La Mejorana, acamparon el 15 en un pequeño sitio de labor, nombrado la Bija, próximo a la confluencia del Cauto y el Contramaestre, con objeto de esperar allí al general Masó que se hallaba en la jurisdicción de Santiago de Cuba, pero caminando hacia el lugar antes expresado, o sea la zona de Jaguaní, en el límite de las tres comarcas, Jiguaní, Santiago de Cuba y Holguín. En el campamento de la Bija permanecieron hasta el 19, fecha de la catástrofe; pero con anterioridad (el 18), al tener noticia confidencial de que una columna española se dirigía de Palma Soriano a Jiguaní para abastecer los destacamentos de la línea, el general Gómez se propuso hostilizarla en el lugar conocido por Venta de Casanovas, que se encuentra en el camino real de la Isla, entre Remanganaguas y Baire, a cinco leguas próximamente de Dos Ríos; y con el intento mencionado salió Gómez del campamento de la Bija. Algunas horas después de la salida de Gómez, llegó el general Masó, ya de noche; y como es de suponer, él y Martí departieron alborozados después de los mutuos parabienes. El general Masó traía bastante tropa, unos 350 hombres, y como el paraje no era espacioso ni tenía pasto, acordaron levantar el campamento en las primeras horas de la mañana. Así lo hicieron al quebrar la aurora; vadearon el Contramaestre, que estaba crecido, dejaron un retén en una de sus márgenes y eligieron para nuevo campamento la finca llamada las Vueltas, dehesa limpia y dilatada.
Continuará…/

Fuente.
1.- Cuba crónicas de la guerra. José Miró. Tomo I. Segunda Edición. La Habana 1942. Págs. 24 y 25

jueves, 19 de mayo de 2022

Otra versión cubana de la primera versión española sobre la muerte de José Martí. (Parte I)

¿Nicolás Heredia? El autor de esta versión, nacido en Baní el mismo pueblo de Máximo Gómez, que, a pesar de haber militado en el Partido Autonomista en Cuba, se identificaba con el separatismo. Colaboró en el periódico Patria. José Martí le dedicó algunas palabras… “acompañado de su elegante y distinguida esposa, Malvina Crucet, está entre nosotros el señor Nicolás Heredia…”. Al estallar la guerra del 95 y publicar estas crónicas fundamentalmente en “El Fígaro”, las autoridades españolas las suspendieron. En esta versión al final se puede observar la manipulación del contenido del duelo del coronel Sandoval.
Una semana después del combate del Jobito se daba la acción de Dos Ríos, notable por haber perecido en ella don José Martí, Delegado del Partido Revolucionario Cubano y alma del movimiento iniciado el 24 de Febrero. Como hemos dicho, Martí desembarcó con Máximo Gómez en la parte sur de la jurisdicción de Baracoa y desde el instante en que llegó se propuso llevar el fuego de la guerra a Puerto Príncipe, aprovechando para ello la experiencia militar de su compañero, el cabecilla dominicano, que en la anterior campaña había hecho del Camagüey el teatro favorito de sus operaciones. Uno y otro se encontraban cerca de las Ventas de Casanova y, según se ha sabido, Martí, una vez organizada la expedición que al mando de Gómez habría de marchar sobre la provincia de Puerto Príncipe, proponía dirigirse en busca de la costa para embarcar rumbo al extranjero y continuar allí fomentando los intereses de la revolución separatista. En esto, una columna mandada por el coronel Jiménez de Sandoval salió de Palma Soriano para Remanganaguas y se dirigió luego a las Ventas de Casanova. De allí se encaminó hacia el río Contramaestre, apresando en el trayecto a un individuo apellidado Chacón al que ocupó correspondencia
de los rebeldes y también dinero con el cual iba a hacer algunas compras por orden de los jefes insurrectos. Chacón facilitó también varias noticias relativas a la situación de los enemigos y con vista de ellas el coronel Jiménez de Sandoval, el 19 de mayo, dio la orden de marcha llegando hasta la Bija. El escuadrón de Hernán Cortés, guiado por su capitán don Oswaldo Capaz, iba a la vanguardia y acometió a un grupo mandado por el cabecilla Bellito que había salido al paso de la tropa. Enterado de ello el coronel Sandoval avanzó hasta la sabana de Dos Ríos e hizo romperle fuego a la columna. Fue viva la refriega y fatal su resultado para las armas insurrectas, pues al ir el práctico Antonio Oliva en socorro de un corneta el cual estaba rodeado de un grupo numeroso, disparó su rifle sobre un jinete que cayó a tierra, resultando ser José Martí. Continurá…/
Fuente.
1.- Crónicas de la guerra de Cuba. Nicolás Heredia. Academia de Historia de Cuba. Reproducción de la edición de “El Fígaro”, hecha en 1895 y 1896, en dos cuadernos. Págs. 83-85.

La otra versión de Máximo Gómez, sobre la muerte de José Martí. (Parte I)


La primera versión, tal parece que era de carácter internacional por haberla dado al periódico el Heraldo de Nueva York, ésta debió pensarla para consumo nacional, para los cubanos, así quedó en su Diario de Campaña.
El día 19 de mayo de 1895, a la Vuelta Grande, en donde encuentro al general Bartolo Masó con más de 300 jinetes ––y Martí y mis ayudantes. Pasamos un rato de verdadero entusiasmo. Se arengó a la tropa y Martí habló con verdadero ardor y espíritu guerrero, ignorando que el enemigo venía marchando por mi rastro y que la desgracia preparaba a nosotros y para Martí, la más grande desgracia. Jamás me he visto en lance más comprometido–– pues en la primera arremetida se barrió la vanguardia enemiga, pero enseguida se aflojó, y desde luego el enemigo se hizo firme con un fuego nutridísimo. Cuando supe eso, avancé solo hasta donde pudiera verlo. Esta pérdida sensible del amigo, del compañero y del patriota, la flojera y poco brío de la gente, todo eso abrumó mi espíritu a tal termino, que dejando algunos tiradores sobre un enemigo que ya de seguro no podía derrotar, me retiré con el alma entristecida. ¡Qué guerra esta! Pensaba yo por la noche, que, al lado de un instante de ligero placer, aparece otro de amarguísimo dolor. ¡Ya nos falta el mejor de los compañeros y el alma podemos decir del levantamiento!...
Cuando Martí cayó, me había abandonado y se encontraba solo, con un niño que jamás se había batido, Miguel (sic) de la Guardia. (Se refiere a Ángel de la Guardia que no era tan niño, tenía 20 años). Y esto no obstante que cuando ya íbamos a enfrentarnos con el enemigo, le ordené que se quedase detrás, pero no quiso obedecer mi orden y no pudiendo yo hacer otra cosa, que marchar adelante para arrastrar a la gente, no pude ocuparme más de Martí. A poco me encuentro casi solo, a 50 varas del enemigo por nuestro flanco izquierdo, y dirigiéndome al centro encuentro a Guardia que se retiraba con su caballo herido (el de Martí) y me da la triste noticia de Martí muerto o herido. Continuará…/

Fuente.
1.- Diario de campaña del Mayor General Máximo Gómez. La Habana. Ceiba del Agua. 1940. Págs. 335 - 336.

El efecto Fernandina.

Así eran los titulares de la prensa en aquella época, desde el mismo 12 de enero de 1895 hasta finales de dicho mes. The Sun. “Incautación de Lagonda”. Fernandina, Fla. Ene.13. –– N. BORDEN, el vicecónsul británico en este lugar, quien fletó al Señor Mantell el yate a vapor Lagonda. The New York Time. “El Lagonda sigue detenido”. Se han sustraído de la bahía del vecindario, tres cajas de armas del yate sospechoso. El New York Herald. “En una expedición de filibusteros”. Funcionarios del Departamento del Tesoro al acecho del Lagonda y Amadís. Savannah Morning News. “Fin del miedo al filibustero”. Los funcionarios aún no han encontrado rastros de José Mantell y su amigo Mirandi. The World. “Lagonda fue registrado”. Aduaneros lo abordan en Fernandina y buscan armas. Veinte cajas sospechosas han sido encontradas. The Charleston News & Courier. “Una expedición cubana”. Fernandina se encuentra en estado de conmoción por la llegada de una embarcación sospechosa a ese puerto. The Florida Times Union. Jacksonville, Fla. “El lío de Fernandina”. Últimos acontecimientos en el asunto de la incautación de yates. El Baracoa llega puntualmente. Y es registrado a fondo por los oficiales de aduanas.
Así estaban las cosas entre la prensa de la época. Algunos periódicos mostraron dibujos de Martí, y de cada uno de los barcos involucrados en este hecho. Otros destacaban la cacería de los oficiales del Departamento del Tesoro en la búsqueda de José Mantell, quizás Enrique Loynaz tenía razón de que el primero fuera el seudónimo de Manuel Mantilla, el hijo de Carmen, por la ingeniosa combinación fonética de la palabra mantel con mantilla. O ninguno de los dos seudónimos correspondía a Martí porque el otro Mirandi o Miranda, correspondía al coronel Patricio Corona*, (el que más tarde de un tiro “escapado” mató al patrón de la goleta “Honor” en la que desembarcó bajo el mando de Antonio Maceo y Flor Crombet). Sea uno u otro, el plan fue genialmente concebido. Visto así no da la dimensión de lo que se hizo. Un hombre enfermo, que, con los zapatos desfondados en la nieve, movía miles y miles de dólares en la renta de barcos y en la compra de armas, burlando los cuerpos de inteligencia de dos potencias, prácticamente con dos ayudantes. Que, con pluma y papel mediante un correo ordinario, y su verbo, puso de acuerdo a dos generaciones de cubanos para iniciar la guerra de independencia. El coronel Collazo definía a Martí, como, “la única persona que representaba la Revolución naciente; los demás eran instrumentos que el movía; Benjamín Guerra era la caja; Gonzalo de Quesada era parte de su cerebro y de su corazón; pero en realidad era su discípulo. Martí lo era todo, y ese fue su error, pues por más que se multiplicaba era imposible que lo hiciera todo el solo”. Hasta después del fracaso no dejó de ser un plan genial, porque la inmediatez de la prensa exacerbó el ánimo de un exilio fatigado, que con fervor revolucionario engrosó las filas del Ejército Libertador.
Fuente.
1.- Periódicos de la época.
2.- El Libro Cuba independiente. Enrique Collazo. Habana. 1900. Pág. 52
(*).- El plan de Fernandina y los espías del diablo. Nydia Saravia. Anuario del centro de estudios 5/1982. Pág. 205.

El intento de asesinato a José Martí. Final.

Los hechos del atentado sucedieron en la fonda de la “casa del humilde tabaquero negro Ruperto Pedroso, en Tampa donde Martí se hospedaba, cuando visitaba esa localidad en viaje de propaganda revolucionaria” (1). Paulina Pedroso llevaba el apellido de casada, pero sus apellidos de soltera eran Hernández Hernández. Nació esclava, el 10 de abril de 1855, dos años después que Martí, en Consolación del Sur, Pinar del Río. Sus padres eran esclavos y pudieron comprar su libertad. Ella pudo viajar a Tampa donde conoció a su esposo. La casa de los Pedroso se convirtió en un refugio y siempre que el Maestro se hospedaba, en la parte exterior de la casa ondeaba la bandera cubana, y por las noches los cubanos formaban grupos afuera para protegerlo, mientras él permanecía escribiendo en la habitación hasta a altas horas de la noche. La casa de Pedroso estuvo situada donde hoy en día radica un parque en el condado de Hillsborough, en la intersección de East 8th Avenue y North 13th Street.
El modus operandi del atentado a Martí, posee cierta similitud al sufrido por el general Vicente García González, en Río Chico, Venezuela, según la versión de su hija, asesinado por un español que le proporcionó vidrio molido en una comida, el 4 de marzo de 1886.
Hasta los Papas empinaban el Mariani, una bebida que contenía vino de Burdeos y extractos de la hoja de coca, creada en 1863 por Ángelo Mariani (inspirado por el “elixir de coca Lorini” creado en 1860), quien la promovía atribuyéndole una gran cantidad de propiedades terapéuticas. La bebida gozó de gran popularidad entre artistas e intelectuales europeos de la época. Algunos afirman que los Papas Pío X y León XIII fueron especialmente entusiastas del tónico. La mezcla de alcohol etílico y cocaína que contenía la bebida producía un efecto estimulador del sistema nervioso central similar al de la cocaína sola, pero que se veía potenciado por la generación en el hígado de un tercer compuesto llamado etilencoca, producto de la reacción entre un metabólico de la cocaína y el etanol (2).

Fuente:
1.- Revista Bohemia. Año 44. No. 10. La Habana, 9 de marzo de 1952.
2.- Traducción de la página 553. The Illustrated London News, del 30 de abril de 1892.
3.- Paulina Hernández: la consolareña que cuidó a Martí. Por Teresa Fernández Soneira. Convivencia. No.74. Año XIII, marzo - abril del 2020. Págs. 22 - 27

El intento de asesinato a José Martí. (Parte I)

Dos cubanos, uno blanco y el otro negro, autores materiales del atentado por envenenamiento a José Martí, quien los había acogido como ayudantes personales ante la insistencia de ellos. Sucedió el 16 de diciembre de 1892, cuando regresaba a Tampa junto a José Dolores Poyo, después de efectuar algunos trabajos con los clubes patrióticos. Martí estaba apercibido porque, “un español llano, amante de la justicia y de la libertad, confidencialmente informó a los patriotas cubanos que el gobierno de Madrid daba una suma para que lo asesinaran” (1).

Más tarde cuando Enrique Collazo visitaría a Martí en los momentos del fracasado Plan de Fernandina, lo describiría así, “vivía errante, sin casa, sin baúl y sin ropa; dormía en el hotel mas cercano del punto donde lo cogía el sueño; comía donde fuera mejor y más barato; ordenaba una comida como nadie; comía poco ocasionada; días enteros se pasaba con vino Mariani” (2). Y fue este tipo de vino el que contenía el veneno, y esos individuos los que le insistieron lo tomara, mientras comía en Tampa. En el primer y único sorbo, Martí, “escupió el trago, fue atendido de inmediato por el médico cubano Miguel Barbarrosa, que lo hizo vomitar para limpiar el estómago. Las secuelas de la porción de ácido finalmente ingerido le harían daño por meses. El intento de asesinato fue seguramente pagado por intereses integristas. Para esa fecha, las actividades de Martí eran estrechamente vigiladas por la Inteligencia militar española, y por compañías (privadas) como Pinkerton National Detective Agency y Davies Detective Agency. Pueden leerse hoy reportes de gastos en detectives de la Pinkerton que consignan, por ejemplo, los del agente «E.S.»: «Una botella de vino para la cena, para Martí, Mantilla y para mí, en busca de información: 0,75 ctvs.»”(3).
Del hombre blanco no se sabe nada, “el segundo era Valentín Castro Córdova, matancero, de 24 años de edad. Dos días después del fallido intento, Castro se reunió con Martí. Si bien amigos del líder lo hubieran linchado, Martí habló unas horas con el joven. La memoria oral cuenta que, tras escucharlo, Castro salió llorando“(4).
Lo insólito es que Martí, meses más tarde, se lo explica en dos cartas a Serafín Sánchez, y que el susodicho Valentín Castro Córdoba, acompañara a Serafín el 7 de julio de 1895 al salir de Pine Key, Florida, en una expedición donde el general viajaba como segundo jefe en el vapor James Woodall, junto al también general Carlos Roloff, jefe de los ciento y tantos hombres que el día 24 de julio del mismo año, desembarcaría por la playa de Tayabacoa, límite entre las jurisdicciones de Trinidad y Sancti Spíritus. Según investigaciones Castro Córdoba alcanzó los grados de comandante mambí. Continuará…/
Fuente:
1.- Revista Bohemia. Año 44. No. 10. La Habana, 9 de marzo de 1952.
2.- Cuba independiente. Enrique Collazo. Habana. 1900. Págs. 51 y 52.
3.- José Martí, hierro y fiebre. El estornudo. Por Julio Cesar Guanche. Enero 28 del 2020.
4.- José Martí, hierro y fiebre. El estornudo. Por Julio Cesar Guanche. Enero 28 del 2020.

Otra versión cubana sobre la muerte de José Martí. (Final)


De aquel sitio fuimos a ocupar una posición donde, según el práctico, podíamos interceptar la marcha de regreso a sus cuarteles de la columna española y rescatar a Martí (seguramente que ya el General en Jefe no abrigaba duda de que había caído en poder del enemigo); pero cuando llegamos, aquella había pasado. Volvimos entonces al lugar donde se había efectuado el combate y se confirmó la desconsoladora verdad. Allí una señora le entregó al general Gómez un papel escrito y le trasmitió un mensaje verbal de unos de los jefes de la columna, según el cual ésta conducía a Martí gravemente herido y ofrecía que en caso que se restableciera lo reintegrarían a nuestro campo. No sé si el General pudo darle crédito a una promesa tan inverosímil, pero le oí exclamar:
—Quién sabe, estos jefes españoles suelen ser caballeros.
El papel tenía el signo masón de Rosa Cruz y escritos paralelamente los nombres de Sandoval-Martí, con lo que se quiso hacer creer que era del jefe de la columna enemiga Ximénez de Sandoval, quien más tarde lo desmintió.
Tal fue la acción de Dos Ríos: una escaramuza, un episodio insignificante en el gran drama de la guerra, si la muerte de Martí no le hubiese dado tan enorme trascendencia. De trescientos y tantos jinetes de que constaba nuestra fuerza, solamente tomaron parte en el combate cincuenta o sesenta, los que constituían el centro de la columna, llevado personalmente por el General en Jefe. Del resto que quedara en la margen opuesta del río, si algunos más lo llegaron a pasar, no tuvieron tiempo para entrar en función. Nuestras bajas se redujeron a un muerto y tres heridos, si bien de estos últimos uno, el coronel Bellito, murió más tarde.
Concluida de manera tan infeliz para nosotros aquella jornada, abandonamos el campo de Dos Ríos, nuevo Gólgota, desde entonces y para todas las generaciones de cubanos unido a la memoria de Martí.
Atardecía cuando llegamos a acampar otra vez, agobiados por el peso de aquel infortunio. Nadie ahora cantaba, nadie reía. Nuestras tropas, de sólito tan jacarandosas y dicharacheras, se mostraban entristecidas, y, formando aquí y allá distintos grupos, comentaban con dolorido acento la muerte del Presidente, que así, espontáneamente, habían dado en llamarle. Llegó la hora de la queda. El toque de silencio de aquella noche tuvo, para los que allí nos congregábamos, toda la solemnidad y toda la aflicción de un De Profundis.

Fuente:
Mis primeros treinta años. General Manuel Piedra Martel (coronel del Ejército Libertador) Ayudante de Campo de Antonio Maceo. La Habana. 1943
Pág. 154

viernes, 13 de mayo de 2022

Otra versión cubana sobre la muerte de José Martí. Parte V

Yo no llevaba armas de ninguna clase, pues todavía no se me había presentado la ocasión de quitárselas al enemigo. Aquel mi compañero del momento era un vizcaíno, uno de esos soberbios tipos vascongados, de facciones enérgicas y de recios músculos. Estaba muy excitado y le gritaba a los españoles:
—Salir limpio peleando, españoles; salir limpio peleando.
Lo que en verdad resultaba una ironía, porque éramos nosotros y no ellos los que estábamos enmatojados. En esto alcanzamos a ver, un poco a nuestra derecha y por entre unos ramajes, la bandera cubana, y nos dirigimos hacia allí. El abanderado, Carlos Bertot, estaba completamente solo en una pequeña campa con nuestra enseña desplegada, no obstante, la frecuencia conque las balas le ronroneaban al oído, íbamos a continuar a reunimos con el número de los nuestros cuando apareció Celedonio Rodríguez, diciéndonos al pasar:
—Creo que a Martí lo han muerto.
Y seguidamente llegó el general Masó, diciéndonos lo mismo; segundos después vimos a Ángel de la Guardia que, saliendo de un poco más a nuestra izquierda, nos dijo:
—Creo que a Martí lo han matado.
—¿Dónde cayó? —le pregunté.
—Por allá—me dijo, señalando con la mano.
—¿Tú lo viste caer? —volví a preguntarle.
—Estábamos juntos—me respondió.
—¿Y cómo lo dejaste? —le interrogué de nuevo.
—Traté de echármelo a cuestas, pero no pude—me contestó.
Inmediatamente vimos venir al general Gómez seguido de Paquito Borrero y las demás gentes, ya en retirada. Poco después hicimos alto en un limpio del terreno, donde los generales Gómez, Masó, Paquito Borrero y demás principales jefes deliberaron unos cuantos minutos. Cuando, sin conocer yo el resultado de sus deliberaciones, vi que íbamos a proseguir la retirada, le dije al general Masó que tal vez Martí no estuviera muerto, sino herido y dentro de algún maniguazo; que si nos marchábamos dejándolo, el enemigo, al reconocer, como es de costumbre, el campo donde se había librado la acción, se iba a apoderar de él; y señalándole a un joven oficial —Ramón Garriga—, que por haberlo visto yo siempre al lado de Martí lo creía su ayudante, le propuse que nos dejara a los dos allí para registrar la manigua. El general Masó me contestó con acento de autoridad:
—Eso se hará cuando se pueda y se ordene.
Continuará…/
Fuente:
Mis primeros treinta años. General Manuel Piedra Martel (coronel del Ejército Libertador) Ayudante de Campo de Antonio Maceo. La Habana. 1943
Págs. 153 y 154

Otra versión cubana sobre la muerte de José Martí. Parte IV

Cruzado el Contramaestre por aquel lugar, el camino que había que seguir para llegar al sao de Dos Ríos entraba muy angosto, por una finca llamada Casa de Pacheco, entre un monte firme y una alambrada a nuestra izquierda, y altos y tipos maniguazos con algunos árboles a la derecha. Por allí siguieron galopando los jinetes del centro de nuestra columna, con el General en Jefe al frente. Tropezaron con una guardia enemiga dentro de unos matorrales y la aniquilaron en un momento; pero al desembocar en el espacio limpio que se extendía delante de la casa de vivienda de Pacheco, se encontraron con toda la columna española, ya prevenida por los disparos hechos por su guardia avanzada. El orden de batalla de los españoles era el escalonamiento por compañías, estando el primer escalón apoyado por su izquierda en la margen del río, y los demás, reforzándose uno a otro en línea oblicua, prolongaban el frente a la derecha.
Recibidos nuestros jinetes con vivísimo fuego de fusilería, fueron contenidos dentro de las maniguas, donde algunos echaron pie a tierra para combatir como dragones. Parece, que fue este el momento en que Martí, acompañado de Ángel de la Guardia, se adelantó fuera de los abrigos que ofrecían los matorrales hasta aproximarse a la casa de Pacheco, o hasta llegar a ella tal vez, cayendo mortalmente herido de un balazo, y resultando también herido el caballo que montaba Ángel de la Guardia.
Una vez que hubimos cruzado el Contramaestre, el general Masó me ordenó permanecer en la orilla para que procurara acelerar la marcha de las fuerzas quedadas del otro lado. Obedecí de mal talante dicha orden, porque, impaciente como me encontraba por recibir mi bautismo de fuego, se me figuraba que si no marchaba de los primeros no iba a tener oportunidad de entrar en aquella ocasión en combate. Por otra parte, la medida resultaba nula porque, careciendo aún de jerarquía militar alguna, no tenia yo autoridad para mandar a nadie, y porque de lo que había necesidad era que en la opuesta orilla hubiera quien ordenase las gentes de modo que entraran poco a poco en el río, y no todas a la vez, como querían hacerlo, arremolinándose en el estrecho vado. No obstante, trataba de llenar mi cometido voceando constantemente.
En esto oí los primeros disparos y, sin poder contenerme, piqué el caballo y, acompañado por otro jinete que acababa de juntárseme, penetré a riendas sueltas en el enmaniguado polígono. Mas en el primer instante no acertamos mi compañero y yo a tomar exactamente la misma dirección que habían seguido los demás, sino que, costeando el monte y la alambrada, y por dentro de los maniguazos que nos impedían la vista y dificultaban el paso a nuestras cabalgaduras, fuimos a dar contra los escalones centrales de la columna enemiga, y un enjambre de proyectiles nos acogió con siniestro silbido. Retrocedimos algunos pasos, y desde la manigua mi compañero se puso a hacer fuego con un revólver Lefaucheux. Continuará…/
Fuente:
Mis primeros treinta años. General Manuel Piedra Martel (coronel del Ejército Libertador) Ayudante de Campo de Antonio Maceo. La Habana. 1943
Pág. 152

Otra versión cubana sobre la muerte de José Martí. Parte III


—Conste que por Cuba estoy dispuesto a que me claven en la cruz.
El discurso de Martí nos enardeció sobremanera. Y hallándonos todavía bajo la influencia de su palabra de fuego se oyeron unos tiros, y seguidamente llegó al campamento un ranchero, anunciando que los disparos habían sido hechos a él por una tropa española que se dirigía hacia Vuelta Grande.
Eran alrededor de las once de la mañana. A la voz del general Gómez todos montamos presurosos a caballo y salimos tras él a galope, en la dirección que había dicho el ranchero que traían los españoles. Era de conjeturar que éstos venían sobre el rastro que pocas horas antes dejaran el general Gómez y los treinta y tantos hombres que lo habían seguido por el rumbo de Ventas de Casanova, en cuyo caso debía ser por la margen izquierda del Contramaestre.
Instantes después de haber emprendido la galopada, habiendo oído Martí que yo le decía a Ángel de la Guardia: -—Por fin ha llegado el momento que tanto hemos deseado—, se volvió a mí preguntándome: —¿De verdad, usted se alegra? Y como yo le contestara afirmativamente, diciéndole que iba a ser aquella mi primera prueba, repuso: —Bueno, pórtese bien.
El terreno por este lado del río es llano y despejado, propio para los movimientos de la caballería, y continúa así hasta algo más allá de Dos Ríos, donde se ensancha en un sao (*). Aquí deseaba encontrar el general Gómez al enemigo, como el sitio más adecuado para cargarlo con el mayor número posible de aquellos trescientos y tantos jinetes que constituían nuestras fuerzas. Pero habiendo recorrido toda la distancia, algo más de una legua, que separaba nuestro campamento del mencionado sao, sin encontrar a los españoles, y suponiendo que éstos hubiesen pasado a la otra margen del río, también lo cruzamos nosotros, siempre con el propósito de librar la acción en el sitio designado. En el orden de marcha que traíamos, el general Gómez estaba en el centro con Martí, los generales Masó y Paquito Borrero y la mayor parte de los demás jefes, formando un grupo de cincuenta a sesenta entre todos. El primer vado (**), que encontramos había sido rehusado por la vanguardia, porque al práctico que la guiaba le pareció peligroso, teniendo en cuenta que el río estaba muy correntón en aquellos momentos, a causa de recientes lluvias. Pero, no juzgándolo de la misma manera el general Gómez, se lanzó por allí con el centro de la columna, mientras la cabeza de la misma, a la cual se le había ordenado retroceder, se hallaba aún distante, y su cola o retaguardia no había llegado; de manera que sus distintos elementos de marcha quedaron desarticulados, de este modo: el centro, del lado allá del río, y la vanguardia y la retaguardia, del lado de acá. Continuará…/
(*) Sao: Sabana pequeña con algunos matorrales o grupos de árboles.
(**) Vado: Lugar de un río con fondo firme, llano y poco profundo, por donde se puede pasar andando, cabalgando o en algún vehículo.
Fuente:
Mis primeros treinta años. General Manuel Piedra Martel (coronel del Ejército Libertador) Ayudante de Campo de Antonio Maceo. La Habana. 1943
Págs. 150 y 151.

miércoles, 6 de abril de 2022

La muerte de José Martí, pintada por los españoles. (Parte IV)

Carlos Chacón, el guajiro que sirvió de guía a nuestras tropas, y el práctico señor Antonio Oliva, identificaron el cadáver de Martí, después de identificado fue conducido a Ramón Yaguas, en cuyo cementerio fue enterrado provisionalmente.
El coronel Sandoval se incautó de las armas del titulado presidente de la República cubana y se hizo cargo de la correspondencia oficial y particular que se le encontró.
También se recogió el caballo de Estrada, en cuyo maletín se encontró la correspondencia de este cabecilla, lo cual hizo suponer que había sido también herido.
El traje que vestía el jefe civil de los separatistas era de rayadillo azul.
En el documental, “Dos Ríos: El enigma”, del realizador Roly Peña, Eusebio Leal menciona que Martí vestía chaqueta blanca. En reiteradas ocasiones la prensa oficialista describe cualquier otro color, menos, al “rayadillo” (tela de algodón rayada) para evitar asociar la vestimenta del Apóstol, con el tejido de los uniformes españoles, porque con los calificativos de “rayaditos”, o “rayadillos” los identificaban algunos historiadores cubanos. Ver los dibujos de Elpidio Valdés.
Muchas publicaciones mencionan al borceguí, un tipo de calzado que llegaba hasta más arriba del tobillo, que puede ser cierto, porque las polainas son una especie de medias calzas, hechas regularmente de paño o cuero, que cubren las piernas hasta las rodillas, y a los calzados que se usan.
Además, según el libro del corresponsal de guerra español Emilio Revertér, el Maestro en el momento de su caída usaba chaleco, sombrero de castor con escarapela y polainas de chagrín. La revista Bohemia menciona un cortaplumas, el par de espuelas, y otros más (1).
En el maletín que Martí llevaba a la grupa de su caballo, se encontraron documentos muy importantes, relativos a los planes futuros de los filibusteros, así como cartas de determinadas personalidades comprometidas en el movimiento separatista.
Los documentos que se encontraron en el bolsillo del guajiro Chacón, eran manifiestos-proclamas camagüeyanos, haciéndoles ver que la guerra no era de raza.
En carta dirigida por el propio coronel señor José Ximénez de Sandoval, al ministro de la Guerra, le remite el reloj de Martí.
Excmo. Sr. D. Marcelo de Azcárraga.
Santiago de Cuba, 24 de mayo de 1895.
Mi respetable general: debido a la protección de Dios, tuvo la columna a mis órdenes la suerte de dar muerte, en la acción de Dos Ríos, al agitador filibustero y propagandista incansable don José Martí (q. e. p. d.)
He dedicado a nuestro querido general en jefe el revólver que se le ocupó, y me permito la libertad de remitir a V. E. el reloj con sus iniciales entrelazadas, que se le encontró en el bolsillo del chaleco.
Suplico a V. E. se sirva aceptar el recuerdo y el respetuoso saludo y distinguida consideración de S. S. S. y subordinado,
Q. B. S. M.
José Ximénez de Sandoval (2). Continuará…/
Fuente:
1.- Revista Bohemia 1º de febrero de 1953. Suplemento por el Centenario del natalicio de José Martí.
2.- Cuba española. Reseña histórica de la insurrección cubana en 1895. Emilio Revertér Delmás. Barcelona. 1896. Págs. 328 y 329.

Etiquetas

[amame como soy (1) 13 de marzo (5) 15n (1) 19 de mayo (1) 2506 (3) 26 (9) 26 de julio (31) 26 de julio. (1) 500 años (7) abakuá (8) Abel (3) Abel Prieto (1) abogado (1) aborigen (24) academia (1) Acapulco. (3) achantarse (2) acto (3) acto de repudio (2) actor (1) actriz (1) acuerdo (1) aerea (1) aereas (1) aerolínea (2) aerolineas (2) aerolíneas (1) aeropuerto (11) aeropuertos (1) África (2) Äfrica (5) africano (21) afroamericano (2) agencia (2) agua (3) aguacero (1) águila. Partido Democrático Cubano (1) águila. Partido Democrático Cubano. (1) Agustín (1) Aimée Nuviola (1) aire (4) ajedrez (1) alcantara (1) Aldo (1) Alex (20) Alex. (1) alexander (5) Alexander Otaola (3) alexis valdes (1) Alicia (1) alicia alonso (1) Allende (1) Almeida (2) almendrnes (1) alojamiento (31) alojamiento. (1) Alonso (1) alquiler (5) alvarez guedes (2) alzados (1) amateur (2) amaury (2) amaury pérez (1) america (3) América (22) America Tv (2) América. (6) americana (2) americano (1) AMLO (1) amor (1) Ana (1) andaluz (8) Andrea (1) Andy (1) andy garcía (2) anexió (1) Anexión (5) Angel (1) áNGEL (1) Angel de la Guardia (1) anglada (3) Angola (1) aniversario (3) ANLO (2) Antonio (1) Antonio Maceo (6) antorcha (1) antorchas (1) antunez (1) Anyaca (2) AÑO (4) apagones (2) apertura (2) aplausos (1) apostol (1) Apóstol (2) apstol (1) argentina (3) argentino (1) argentinos (2) Ariel (4) arma (8) Armando (1) arquitecto (1) arroz (6) arte (1) Artemisa (1) artista (2) arzobispo (1) asalto (5) asamblea (7) Asere (2) asesino (1) asilo (1) Asturia (1) ataque (3) atentado (1) auto (6) autor (2) autos (6) avenida 23 (1) avestruz (5) avión (6) Avispa (2) ayuda (3) azucar (1) babalú ayé (4) Bahamas (7) bahía (2) Baiden (2) bailando (2) bailarina (1) bajanda (1) balsero (1) balseros (3) banco (1) bandera (18) bandera cubana (7) Banes (3) bar (1) baracoa (1) Barbados (1) barbero (2) Barcelona (1) barrio (6) batea (4) batey (2) Batista (20) Bautismo (1) Bayamo (2) beatles (1) beisbol (5) Bell (1) benedeti (1) Bengno (1) Benigno (1) benito (1) Bernie (1) Bernis Sanders (1) Berta soler (1) beyli (1) Biblioteca (1) Biden (2) Billete (1) biólogo (1) biscet (1) Blanco (2) bloque. Trump (2) bloqueo (23) Boby (2) bocceli (1) boda (1) bodega (1) bohemia (21) Bohío (9) bolero (1) Bolivar (2) Bolivia (11) Bolsonado (1) Bolton (2) boncó (2) boricua (6) boticario (4) Boyeros (1) brasil (1) Brayan (1) Brigada (1) brigada medica (2) brigada medica. (1) Briones Montoto (3) brujas (1) brujo (5) Bruno (6) buena vista (1) Buenos Aires (1) bus (1) busto (1) Caballero (1) caballo (1) Cabaña (1) cabello (1) cacería (1) cacerolazos (1) cachita (2) caida (1) Caimán (4) calabazar (3) calameo (1) calixto Garcia (2) calle (5) calle 13 (1) calle de Paula (1) Calle Paula (1) calle. (1) caló (1) Camaguey (1) camagüey (1) camarioca (1) Camilo (2) Camilo Cienfuegos (2) camilo sesto (1) camino (1) camioneros (1) Campeche (5) campeonato (1) cana (1) canal (4) cáncer. (1) cancion (1) canción (4) candidato (1) Canel (109) canel. (3) caney (5) canoa (6) cao (1) Capablanca (1) capitalismo (2) Capitan (1) capitolio (8) carabela (4) Carabelas (1) caracol africano (1) caravana (9) cárcel (6) Caribe (19) caribes (4) caridad (4) carlos (1) Carlos manuel de céspedes (4) carlucho (2) carnaval (5) carne (1) carolina (2) carretón (3) carro (1) carros (2) carta (1) Cartaya (1) cartel (1) Casa (16) casa real (1) casco (1) casco histórico (1) casos (1) castellano (8) Castristas (1) Castro (103) Castro. (1) Castrp (5) Catalán (2) catalogo (1) Catálogos (1) Cataluña (2) catedral (1) categoría. Miami (2) católico (5) catòlico (1) Cayo (1) Cayo Confites (1) CDR (2) celia cruz (4) celia sanchez (1) celular (3) cementerio (3) censura (1) centro (1) cepa (2) Céspedes (1) chacal (1) Chaikovski (1) chaplin (1) Chapman (1) chaquira (1) charter (4) Che (7) Che Guevara (4) cheque (1) cherna (1) chibás (1) Chicharrón (1) chicharrones (2) Chile (10) chilenos (2) China (16) chino (4) chinos (1) chirino (1) chocolate (3) chofer (1) chucho valdés (1) cibercuba (2) ciclon (3) ciclón (10) ciclón Eta (1) Cielito lindo (1) ciencia (1) Cienfuego (1) cine (2) cirujano (1) cisne (1) ciudad (3) ciudadanía (1) CIVID (1) clandestino (5) clandestinos (3) clave (1) Cleveland (1) cloro (2) coa (2) cobre (2) coca cola (1) cocaína (1) cochinos (1) cocodrilo (2) cocos (1) cola (1) colas (25) colegios (5) Còlera (2) Colombia (5) Colombia. Maduro (1) colombiana (2) Colón (23) Colón. (3) colonia (5) colonial (5) colonias (1) color (1) coloradas (1) colores (1) comandante (2) combate (1) combustible (5) comida (10) comida cubana (4) compañía (2) comparse (1) computadora (1) comunismo (2) comunista (6) comunistas (2) Conanavirrus (1) concepción (1) concurso (1) condesa (4) Confite (1) conga (3) congí (1) congresista (1) congreso (3) congri (2) cononavirus (2) conquista (2) constitucion del 40 (1) contagio (4) contradanza (2) convenciones (1) copperfield (8) corana virus (7) Corea (2) corneta (1) corona (3) corona virus (12) coronavieus (3) Coronavirus (59) coronel (2) CORRIENTE (4) corrupción (1) corrupto (1) Costa Rica (2) Coubre (1) Covadonga (1) COVID 19 (15) COVID-19 (8) COVID19 (5) COVIT 19 (2) COVIT-19 (1) COVOD19 (1) coyuntura (3) coyuntural (3) creador (1) criollo (5) crisis (2) crismas (1) cristina (1) crucero (11) cruceros (1) cruz (1) cuabana (1) cuabanet (1) cuarentena (1) cuartel (8) cuartel Moncada (2) cuartelada (1) cuatro (1) cuatro camino (1) cuatro caminos (2) Cuba (275) Cuba y Puerto Rico las dos alas (3) Cuba. (2) Cuba. habana (3) cubadebate (2) cuban (1) cubana (12) Cubana de Aviación (1) cubano (30) cubano. español (6) cubanos (11) cubaton (1) cubatonazo (2) CUC (6) cuchillo. (1) cuenta propistas (1) cuentapropista (1) cuentrapropista (1) cumbre (1) Cura (9) curandero (1) Curro (1) D´Rivera (1) Damas (3) damas de blanco (4) dan gerónimo (1) Danie (1) danny (8) dany (1) david (8) Dáz Canel (3) decemer (4) delincuente (2) democracia (2) democracia. (1) demócrata (3) Demócratas (21) dependiente (1) deportación (1) derechos (1) derechos humanos (1) derrumbe (5) derrumbes (1) descubrimiento (16) desembarco (1) Desemer Bueno (1) desfile (3) dialogo (1) diamante (1) diario (9) diario. (3) diario. hojas (1) Diás Canel (1) diáspora (1) Diaz Canel (14) Diáz Canel (3) Díaz Canel (28) Díaz Canel. Eusebio (1) Díaz-Balart (1) Diaz-Canel (2) Díaz-Canel (1) Díaz.Canel (1) diccionario (3) diciembre (1) dictador (1) Dictadura (11) dinero (4) diplotienda (1) disidencia (4) disidente (2) disparo (1) divisa (6) divisas (9) Díz-Canel. (1) doctrina (1) dolar (1) dólar (6) DÓLARES (4) Dominicana (14) dominicano (4) doña (1) doña Leonor (1) Dorian (9) dos rio (1) Dos Río (1) Dos Rios (3) Dos Ríos (19) droga (4) Duaba (5) dulcería (1) Duque (1) duque Hernández (1) E.U (1) Ecuador (1) EcuRed.facebook (1) edmundo (1) Edmundo García Fidel Castro (9) edmundo. garcia (1) Ejercito Libertador (1) El Chavo (1) el derecho de nacer (1) el duque hernandez (2) el espejo (1) el lago (1) el manglar (2) el ojo de la providencia (1) el salvador (1) el tiempo (1) elecciones (12) ELÉCTRICA (4) electrodoméstico (1) elefante (1) Eliecer (1) eliecer avila (1) elsa (3) embajada (3) embargo (1) emigración (1) emilio estefan (1) enamorado (1) enano (1) Engel (1) enrique (2) enrique iglesia (1) Enrique Iglesias (2) envío (9) epidemia (64) epidemia. (6) epidemia. pandemia (3) erch (1) Erch Concepción (1) Eritrea (2) ermita (1) escalinata (1) esclaclavo. (1) esclavo (3) escritor (2) escritores (1) escudo (14) escudo cubano (2) escuela (5) Esoaña (1) España (81) España. (4) español (9) español. habana (4) españoles (13) especial (1) espias (1) espionaje (1) estación (3) estadio (1) estado (1) estados (2) Estados Unidos (22) Estados Unidos. (1) estatua (4) esteban (1) estefan (2) estudiante (4) estudiantes (9) estudios (1) etecsa (1) Europa (4) europea (1) eusebio (1) Eusebio Leal (3) Evo (10) exilio (5) exodo (1) éxodo (4) expedicionario (1) expedicionarios (1) expedisionario (1) explisión (1) explosion (2) explosión (1) facebook (1) Facultad (3) facundo (1) FANTU (1) FAR (6) fariñas (1) fasces (1) fascismo (1) fascista (1) FEEM (2) feliciano (1) felipe (1) felix varela (1) femenina (1) feria (1) Fernado (1) Fernandina (4) fernando echevarría (1) Fernando Ortiz (5) ferrer (8) ferretería (1) festival (3) FEU (12) Fidel (149) fidel castro (15) Fidel. (1) fideñ (1) fiedel (1) fiesta (1) firma (1) fiscal (1) flor (3) Flor Crombet (5) focsa (1) Fodel (1) formell (1) foro (2) foto (1) fotografías (1) fragua (1) francia (4) francia. (2) Franco (1) fraternidad (1) fraude. (1) frigio (1) frío (1) frntera (2) frontera (22) frotera (1) fuego (1) fuegos artificiales (1) fundación (1) funeral (4) fusilamiento (3) fusilar (3) futbol (6) Gadafi (1) gael (1) galer;ia (1) gallos. (1) gasolina (1) gay (2) gays (1) generación (1) General (2) gente de zona (21) gente de zona. Alexander (1) George Floyd (2) Georgia (2) Ginebra (1) girasol (3) girasoles (1) Girón (2) gitano (1) global (1) gloria estefan (2) gnomo (1) gobierno (1) Goleta Honor (2) goleta. (1) golpe de estado (1) gomez (10) gómez (18) Granada (3) grandes liga (1) grandes ligas (4) Grandes ligas. (3) granjita (1) granma (128) granma. (1) granmy (3) green card (1) gripe (1) Guachinango (3) Guadalupe (3) guagua (1) guajiro (3) guaracha (1) guarapo (1) guardacosta (2) guarriel (1) guerra (38) guerrero (1) guerrilla (2) Guerrillero (1) guevara (1) Guey (1) Guidó (1) guije (1) haba (1) haban (2) habana (263) habana vieja (2) Habana. (1) habanera (2) habanero (1) hacha (2) Haidée (1) Haila (10) Haití (1) Haití. (1) hambre (9) hatuey (1) Havana (1) havano (1) helms burton (1) herald (1) hermanas (1) hermanos (1) heroe (1) hijos de Fidel (1) hilo (2) himno (2) Himno 26 de julio (1) hispanidad (2) historia (33) historiador (1) historiador de la Habana (1) hitler (1) hogar (1) hola (3) Holguín (4) home (2) homexesual (1) homofobia (2) homosexual (1) Honor (2) hospedar (2) hospita (1) hospital (2) hospitales (1) hostal (1) hote (3) Hotel (81) hotel. (1) hotele (1) hoteles (1) Huber (1) Huber Matos (1) huelga (4) Humberto (1) huracán (17) ICAI (1) ICAIC (1) ideario (1) idolatría (2) Ifigenia (2) iglesia (3) iglesiaa (1) iglesias (1) Iliana (5) imagen (1) Incendio (1) independencia (8) indígenas (8) indio (3) indios (2) indulto (1) Industriales (1) influencer (2) inglaterra (2) inglés (1) inmigración (1) insecto (1) intelectual (1) interarmas (4) internet (2) inundación. (1) invación (1) invasión (1) invento (1) iphone (2) Iradier (1) Irán (1) Iraq (1) Irlanda (1) italia (13) italiano (1) izquierada afro (1) izquierda (37) jabon (1) jaime beyly (1) jan (1) janazo (1) janearse (1) Japón (1) jenifer (1) jesé daniel (1) jibaro (1) jigue (1) jinetroe (1) jornada (1) jose (3) José (14) josé daniel (2) José José (2) josé marti (1) José Martí (12) joven (2) jóven. Granma (1) Juan (1) juan formell (1) Juan Gabriel (1) judío (1) juego. (2) juegos (1) juguete (1) juicio (2) julio (10) jutía (2) juventud (12) juventud cuba (1) juventud Rebelde (4) juventus (1) La Habana (21) la mejorana (2) la muerte de Fidel (1) la nueva trova (1) la paloma (1) la partida (1) ladrón (1) lafarque (1) Lafayette (1) lagarto (1) lage (1) Lan Lázaro (1) langosta (3) Las Casas (2) Las Coloradas (1) Latin American Music Awards (1) latino (1) lavadoras (1) lavar (3) lavar las manos (1) Lebrón (1) Lenin (4) leninismo (1) leonor (3) lepra (1) lesbiana (1) leticia (1) ley (5) ley helms burton (1) leyenda (1) LGBTQ (1) LGTB (3) liberal (1) libertad (4) licencia (1) líder (2) lilo (1) limón (1) limón. limonada (1) limonada (1) Lincoln (1) líneas (1) lista (1) Liú (1) Liu Santiesteba (2) liú santiesteban (1) Livan (2) lluvia (1) lobo (5) Lolita (1) Lopez obrador (1) López Obrador (1) Los terroristas en Cuba. Parte II.26 de julio (2) Los terroristas en Cuba. Parte IVavión (1) luimi (1) luis alberto garcía (1) luis alberto garcía. (1) Luis Posada Carriles (1) Lula (2) luz (1) macana (2) macana. (1) macartismo (1) Maceo (31) maceo. (1) machadato (1) machado (8) madera (2) madre (1) Madrid (4) maduro (12) maestra (1) mago (1) magos (1) Maimi (1) maiz (1) maíz (1) malanga (2) malecón (1) maleconazo (2) mambí (3) mambises (6) mambises.águila. Partido Democrático Cubano. (4) Mambpi (1) manglar (1) Manhattan (2) manifestación (2) Manuel (1) Manuel Antonio Noriega (1) manzana (1) mar (1) maradona (5) Marcano (1) marcha (2) marck antony (1) Marco Rubio (2) mareas (2) María (2) María. (1) Maríaa (1) Marianao (1) mariani (1) marie (1) Mariel (1) Mariela (7) Mariela Castro (1) Marinello (1) Mark Antony (1) Marlin (3) Marlins (2) marti (8) Martí (45) martí. (1) mártires (1) marx (3) marxismo (1) marzo (6) Masacre (1) MASCARA (1) mascarilla (5) mascarillas (2) masferrer (2) masó (5) Masó. (2) masón (2) masoneria (1) masonería (2) Matanzas (2) Mauris Bishop (2) Máximo (2) Maximo Gomez (14) Maximo Gómez (6) Máximo Gómez (6) maykey Osorbo (1) mayo (1) media luna (1) medicina (3) medico (1) médico (3) médicos (1) médicos. (1) medidas (4) medio ambiente (1) mejicanos (1) mejicanos. (1) Mella (3) Menoyo (1) mercaderes (1) mercado (5) mercenario (2) mercenarios (2) mesa (4) mesa redonda (14) mesaredonda (6) mexicano (3) Mexico (6) México (12) Miami (23) microrrelato (1) miembro (2) mifongo (1) migra (2) migración (2) migrante (1) Miguel (1) Miguel Teurbe Tolón (2) militar (1) MINFAR (1) MINREX (1) Miramar (1) Miró (5) misil (2) mitin (1) mito (1) moncada (19) moneda (2) monja (1) monroe (1) moringa (1) moro (1) moros y cristianos (1) movil (2) móvil (1) movilización (1) Movimiento (8) moya (1) moynelo (1) muerte (10) Muerte de José Martí (6) muerte de Martí (15) mujer (2) mulato (2) multa (1) mundial argentina (1) muralla (1) museo (1) musica (3) mussolini (1) nacionalización (1) Narciso (8) Narciso López (1) narco (1) nariano (1) nasobuco (2) natal (3) natalicio (1) navaja (1) navegar (1) Navidad (15) nazi (5) neflix (2) negligencia (1) negocios (1) negro (5) negro curro (1) network (1) new york (1) Ng la banda (1) nica (1) Nicaragua. (2) nietos de Raúl (1) nieve (1) niño (1) niños (1) Noel (1) Noriega (1) noticiero (17) NTV (2) Nueva Tork (2) Nueva York (8) NUEVO (4) Nuevo Herald (1) Nuevo Mundo (2) nupcias (1) ñame (1) ñáñigo (3) Obama (1) OEA (1) oficina del historiador. (1) Ohio (1) ojala (1) omara (6) ómnibus (1) oncología (1) ONU (2) opción (1) oposición (1) opositor (2) opositores (1) organismo (2) original (1) Orisha (2) orlando (1) orquesta (1) ortega (1) ortodoso (1) Oscar (2) Osmani García (1) Osorbo (1) otaola (30) otaolamaceo (1) Ozuna (1) pabdemia (1) pablo (1) pablo milanes (1) Pablo Milanés (1) Pablo. (4) paciente (2) paja (1) palma (2) paloma (1) Panamá (4) pandemia (55) papa (1) papalote (2) Paraguay (1) parañiso (1) pardo (1) paredòn (1) pargo (3) París (1) paró (1) parón (10) parque (2) Parque Central (2) Partido socialista (1) pasaporte (1) pastor (1) pastor. (1) patente (1) pato (1) patria (5) Patria o muerte (1) patria o vida (1) Patria y vida (2) Paula (3) PCC (3) pedófilo (1) pedro jose rodriguez (2) Pedro Luis Díaz Lanz (1) película (2) pelota (1) pelotero (1) peloteros (1) penélope (1) pensilvania (5) pequeña habana (1) perez (1) Pérez (5) performance (1) periódico (2) periodo (2) período (2) periodo especial (1) período especial (3) permuta (1) perro (1) perros (1) Perú (1) perugorría (1) pesca (2) pescado (2) peso (1) petroleo (1) petróleo (2) piedra (2) pilón (1) pinochet (1) pinotea (1) pionero (2) piso (1) pizza (1) plagio (1) Plan (1) plata (1) plataforma (1) platano (2) playa (2) plaza (2) Plaza de la Revolución (2) plicía (1) PNR (1) poder popular (2) poema (2) poesía (1) policia (1) Policía (22) politico (1) polizón (2) pollo (3) Pombo (1) Pompeo (1) Prado (1) PRECIOS (4) presidente (16) presidio (2) preso (4) primer ministro (1) principe. (4) prisionero (1) profesional (2) protesta (1) protestas (3) proyecto (1) prueba (1) pruebas (2) pueblo (3) puerto (3) puerto bahía (1) Puerto Rico (2) puesto a dedo (1) puré (1) quebrar (2) quemar (1) quesada (1) quinientos (1) Quirino (1) racismo. (1) radio (3) Radio Reloj (8) rafael (1) Ramón Garriga. (1) randy (1) raul (16) Raúl (51) raul castro (2) Raúl Castro (4) raza (2) real (1) rebelde (2) rebeldes (6) rebeldía (1) reconcentración (1) rectorado (1) red (2) reforma (1) Regalado (2) regueton (7) reguetón (4) reguetonero (3) regulado (1) reina (7) religión (5) remesa (5) remesas (3) remolcador (2) rentar (1) repatriados (1) reporte (1) representante (2) represión (6) república (4) republicana (1) republicano (2) republicanos (17) repudio (1) rescate (1) reservación (3) reservaciones (3) residencia (2) revelión (1) revista (1) revoluciíon (2) revolucion (1) revolución (10) revolucionarios (1) revuelta (3) revueltas (6) revueltas. (1) rey (5) rey de España (1) reyes (4) REYES MAGOS (4) Rincón (5) río (2) río bravo (1) ritmo (2) ritos (4) rituales (3) Roa (1) robaina (1) Roberto San Martín (2) roberto sannartín (1) Roberto Suárez (1) robo (1) rodiles (1) roma (2) ropas (1) roque (1) Rosota Fornés. (1) Ruiz (2) Rumanía (1) rumba (4) rural (1) Rusia (34) sabotaje (5) sacerdote (3) Salamanca (2) salida (2) salud (1) san (8) San Carlos (1) san ignacio (1) san isidro (14) san josé (1) san lazaro (1) San Lázaro (5) san remo (3) sancionan (1) Sander (1) sanders (1) sandinista (1) Sandoval (1) sangre (1) Santa (1) santa barbara (1) santa fe (1) santa ifigenia (1) Santa María (1) Santamaría (1) santero (2) Santiago (17) Santiago de Cuba (3) Santiago de Cuba. otaola (1) santo Domingo (5) santuario (1) Sao Paulo (2) saqueo (1) satta barbara (1) scala dei gigantiNarciso López (1) secta (1) secuestro (1) seguridad (1) seguro (1) sello (2) senado. (1) senador (2) serrano (2) shango (1) siboney (1) sierra (1) Sierra Maestra (2) Silvio Rodríguez (2) silvio rodruguez (1) simbolo (1) símbolos (1) sindicatos (1) síntomas (2) Sitio (1) situación (2) socialismo (45) socialismo. (1) socialista (6) socialistas (1) sol (1) soldado (15) son (1) sonera del mundo (1) sopa (1) Stalin (1) suicidio (1) tabaco (2) Tacón (1) taino (3) tamal (1) tambor (3) tampa (2) tapaboca (1) Taúl (1) tea (1) Teatro Bolshói (1) techo (2) telefo (1) telefono (1) Teléfono (1) telemundo (2) telenovela (1) televisión (1) televisores (1) temperaturas (1) tenda (1) terremoto (1) terremoto. (1) terror (1) terrorismo (2) terrorista (2) terroristas (5) Teurbe (1) Ticos (1) tiempo (5) tienda (6) tiendas (16) tigres (1) títere. (1) tolón (2) Toma (1) Tordesillas (1) tormenta (3) torre (1) Tortilla (3) tortoló (3) tostones (1) trabajadores (4) traidora (1) tribuna (2) tropical (2) tropicana (1) trova (1) troya (1) Trump (17) Trump medicos (2) Trumpm medicos (1) tuiter (1) tunel (1) turbas (1) turismo (27) tv (2) Tv Martí (5) Tv radio martí (1) Ucrania (34) Ucrania. (1) UJC (3) Ultra (1) UMPACU (1) UNEAC (2) union (1) universidad (14) univisión (2) UNPACU (6) Urquiola (2) Urselia (1) URSS (3) Uruguay (2) utopía (1) vacuna (4) Valencia (1) Valeriano (1) valla (1) van van (2) vandalismo (34) vandalismo. (1) vandalos (1) varadero (1) Varela (2) vehículo (1) vela (1) Venecia (2) venezolano (2) Venezolanos (1) Venezuela (24) Venezuela. (1) venta de autos (1) Veracruz (4) viajar (1) viaje (4) viajes (2) vianda (1) viava (1) vicepresidente (1) Víctor (1) Victor Mesa (2) victor. la charanga (1) vídeo (2) viento (1) vientos en la habana (1) Vilalta (1) vilaplana (1) Villa clara. (2) Villena (1) vilma (1) Viñales (1) violador (1) Violencia (1) virgen (10) Virgen. (4) virus (58) virus. (2) Visa (2) visual (1) víveres (1) Vivir del cuento (2) Vivir del cuento. (1) votación (1) voto (2) vuelo (3) vuelos (7) Washington (3) Wasp Nerwork (1) west palm Beach (2) Wester Union (1) Weyler (1) Weyler España (1) wikipedia (1) William Alexander Morgan (1) Willy Chirino (3) yankee (1) yanquirule (1) Yasiel López (1) yeiko (1) yoani sanchez (1) yomil (2) yuca (3) Yucatán (4) yucateco (1) zapatos (1) zaratoga (3) zona (1) zona franca (1) zoológico (1) zoonosis (2)